“Nacidos para ser feliz”: el compromiso de Bium con los niños del Roosevelt

Si hay algo que puede hacer feliz a los niños y familias del Roosevelt es poder recibir el amor y aprecio de las personas que los visitan. En esta oportunidad, Bium, una empresa colombiana, se unió a esta causa a través de una alianza que busca dar apoyo a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. 

 

Conocer de cerca la historia de niños que han atravesado por un proceso de recuperación difícil es realmente impactante, especialmente por la fortaleza y voluntad con la que, tanto los pacientes como sus familias, enfrentan estas situaciones.

 

Es allí cuando el amor se transforma en un caparazón capaz de proteger a estas personas, pero nada de esto sería posible sin la ayuda de entidades y comunidades que se unen para generar un cambio importante en los demás.

 

Bium y su propósito con el Roosevelt

 

 

 

Compartir, interactuar y apoyar a los niños del Roosevelt ha sido una de las razones por las que Bium se unió a la causa de ayudar a cientos de familias que necesitan de la mano de otros para superar diferentes adversidades a las que se deben enfrentar.

 

Comprometidos con este objetivo, Bium consolidó su alianza con el Roosevelt para que, a través de la compra de sus productos, un porcentaje de dinero se done a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

 

Esta importante donación impactará de forma positiva a esta población por medio de equipos, instalaciones y recursos con los que se podrá mejorar la calidad en la atención y el servicio que reciben los niños del Instituto.

 

“Bium es una empresa colombiana nacida para ser feliz. Con este ideal, nuestra marca quiere brindar comodidad y calidad a la niñez. Por eso, hemos encontrado en el Roosevelt una oportunidad ayudar a niños que más lo necesitan”, dijo Daniel Simhon, gerente de mercadeo y desarrollo del producto de Stilotex, marca que encabeza los productos Bium.

 

Abriendo puertas para consolidar el futuro de la niñez

 

Para crear una mayor cercanía con el Roosevelt, miembros de Bium tuvieron la oportunidad de compartir una mañana de voluntariado junto a los niños del Instituto. Con música, payasos y una divertida actividad de pintura, los pequeños pudieron vivir una experiencia inolvidable en la que sus limitaciones no fueron un problema para ser felices.

 

“A través de la labor de voluntariado, pudimos involucrarnos y dejar todo el amor que representa a Stilotex al servicio de los demás. Con esto sabemos que haremos un servicio importante en el Roosevelt”, manifestó Sandra Milena Flórez, directora de gestión humana de Stilotex.

 

Cada uno de los integrantes de Bium vivió un momento memorable con una reflexión de vida importante. Este es el caso de Juan Manuel Jaramillo, jefe del departamento jurídico de Stilotex: “tuvimos la oportunidad de interactuar con los niños del Roosevelt y fue maravilloso conocer sobre sus vidas. Creo que debemos crear una conciencia sobre el bien que hace el Instituto”.